respuestas a las preguntas difíciles

descargar pdf

He visto a niños y niñas jugando en los patios escolares los fines de semana — ¿es realmente un problema que los niños y niñas no tienen un lugar para jugar?

Muchas escuelas en California están disponibles para los niños y niñas después de su horario, pero muchas no. Algunos niños y niñas tienen que saltar la cerca para poder jugar en la escuela. Las niñas y niños no deben de tener que escalar la cerca para tener una oportunidad para jugar y mantenerse saludable. Ya que nuestro entorno influye sobre nuestra salud, nuestras comunidades deben ser diseñadas de manera que fomenten la actividad física. La salud de los niños y niñas se ve comprometida cuando no tienen lugares seguros para jugar. Es justo que todos los niños y niñas tengan las mismas oportunidades de estar activos. Si usamos las asociaciones de uso compartido para mantener los patios escolares abiertos después de las horas, todos los niños y niñas puedan tener lugares seguros para jugar.

¿Por qué los padres no sólo llevan a sus hijos al parque?

Muchas comunidades tienen parques seguros cerca, que hace más fácil que todos y todas en la familia puedan estar saludables, pero muchas no. De hecho, muchas de las comunidades sólo tienen la mitad de la cantidad de espacios abiertos que recomienda la Asociación Nacional de Recreación y Parques, y algunos incluso tienen tan sólo una sexta parte de la cantidad de espacio recomendado. Esto significa que algunos niños y niñas no pueden jugar al aire libre y no hacen el ejercicio que necesitan para estar saludables. Hay una manera inteligente de solucionar este problema: los acuerdos de uso compartido pueden abrir la escuela en las noches y fines de semana para que todo el mundo tenga la oportunidad de ser activo.

¿No hacen los niños y niñas suficiente ejercicio en la escuela?

Desafortunadamente, la investigación muestra que muchos niños y niñas no hacen suficiente ejercicio en la escuela. Con un creciente énfasis en las calificaciones y resultados de las pruebas, no es de extrañar que la participación diaria en las clases de educación física haya ido disminuyendo. De hecho, la investigación reciente reveló que más de la mitad de los distritos escolares en California no cumplen con los requisitos mínimos de PE [educación física por sus siglas en inglés] para los estudiantes de escuela primaria. [1]

Permitir a niños y niñas el acceso a las escuelas después de horas y los fines de semana ayudará a su salud y sus hábitos de estudio. [2], [3] Además, las niñas y niños necesitan maneras de mantenerse activos durante las vacaciones de verano, una época en que la investigación muestra que aumentan de peso más rápidamente. [4] Los acuerdos de uso compartido permitirá a los niños y niñas de todo el estado tener las oportunidades que necesitan para ser activos y saludables. Hacer espacios públicos, como el acceso a las escuelas fuera del horario escolar, no sólo beneficiaría a niñas y niños, sino a todos los miembros de la comunidad que quieren un lugar para estar activos — durante la semana, el fin de semana y el verano.

¿Por qué los padres no sólo vigilan las dietas de sus hijos?

Por supuesto, lo que los niños y niñas comen importa. Pero lo mismo ocurre si se mueven o no. Los padres y los niños son más propensos a estar saludables cuando sus comunidades proveen una alimentación sana y lugares seguros para jugar. Los acuerdos de uso compartido pueden proporcionar un lugar en la comunidad donde todos pueden estar activos juntos.

¿Tiene algún costo el uso compartido?

Hay muchos tipos diferentes de acuerdos de uso compartido, y las necesidades varían. Pero ciudades en toda California han encontrado maneras de reducir al mínimo los costos, y en muchos casos, los costos de uso compartido han sido menos de lo esperado. En Chula Vista, por ejemplo, una escuela y liga de fútbol comparte un campo, y cientos de niños y niñas usan el espacio por cerca de $ 10 por niño por año. Dado que la actividad física es un determinante clave de que tan sanas están las personas, escuelas inteligentes y comunidades trabajan juntos para hacer manejables los costos.

¿Por qué deben las escuelas abrir sus puertas y arriesgar daños a sus zonas y / o las instalaciones?

Los grupos buscando acuerdos de uso compartido con las escuelas y otras instalaciones quieren asegurarse de que la propiedad está en buenas condiciones para que las niñas y niños sigan teniendo un lugar seguro para jugar y mejorar sus posibilidades de estar saludables. Algunos funcionarios de escuelas incluso han notado una disminución en actos de vandalismo desde la aplicación de un acuerdo de uso compartido. Han observado que cuando la comunidad comparte los recursos escolares, sienten orgullo y apropiación del espacio, lo cual puede contribuir a evitar el vandalismo. Los acuerdos de uso compartido pueden abordar la responsabilidad civil y garantizar la protección de todas las partes. De hecho, la mayoría de las escuelas ya tienen un seguro suficiente para cubrir las preocupaciones de responsabilidad civil.

¿Por qué necesitamos acuerdos de uso compartido? ¿No podemos simplemente darnos la mano al respecto?

Muchos acuerdos de utilización conjunta son informales, pero los acuerdos formales permiten la protección de la instalación y el grupo de la comunidad que utilicen la instalación. Dado que el personal de la escuela puede cambiar con el tiempo, las relaciones personales no son la forma más segura de garantizar el acceso a las instalaciones en el futuro. Un acuerdo formal puede abordar cuestiones de costos, la responsabilidad civil, el mantenimiento y las operaciones. Los acuerdos formales son importantes porque la salud de la comunidad depende de la disponibilidad de lugares seguros para hacer actividad física.


Referencias

1. Physical Education and California Schools [La Educación Física y Las Escuelas de California]. Issue brief. Oct. 2006. California School Boards Association, Governance and Policy Services. 21 May 2009 <http://www.cahperd.org/images/pdf_docs/CA%20PE%20fitness%20academic%20CSBA%2006.pdf>.

2. Chomitz, V. R., M. M. Slining, R. J. McGowan, S. E. Mitchell, G. F. Dawson, and K. A. Hacker. “Is There a Relationship Between Physical Fitness and Academic Achievement? Positive Results From Public School Children in Northeastern United States” [¿Existe una relación entre la Aptitud Física y el Rendimiento Académico? Los resultados positivos de la escuela pública los niños en noreste de Estados Unidos]. Journal of School Health 70 (2009): 30-37.

3. Active Education, Physical Education, Physical Activity and Academic Performance [Educación activa, Educación Física, Actividad Física y el Rendimiento Académico]. Issue brief. 2007. Active Living Research, Robert Wood Johnson Foundation. 21 May 2009 <http://www.activelivingresearch.org/files/Active_Ed.pdf>.

4. Von Hippel P.T., B. Powell, D. Downey, and N. Roland. “The Effect of School on Overweight in Childhood: Gain in Body Mass Index During the School Year and During Summer Vacation” [El Efecto de la Escuela en el Sobrepeso en la Infancia: Aumento en índice de masa corporal durante el año escolar y durante las vacaciones de verano]. American Journal of Public Health 4 (2007): 696-702 <http://www.ajph.org/cgi/reprint/97/4/696>.

get updates facebook twitter